COORDINADOR
DEL PROYECTO

Guido Fernández de Velasco

COORDINADOR TÉCNICO

Alejandro Moreno

EQUIPO

Roxana Pastor

 

Paraguay posee una ley ya aprobada sobre servicios ambientales que contempla pagos por conservación de bosques (Ley 3001/06). En los casi 10 años desde su aprobación, se han podido certificar únicamente 182,000 ha en todo el territorio nacional; de las cuales solo el 6% han sido finalmente comercializadas. Partiendo de este escenario, el objetivo del proyecto es catalizar la implementación plena de la citada Ley 3001/06, abarcando un mínimo de 350,000 ha comercializadas para el año 2023.

Principales tareas

  • Análisis para la identificación de mejoras y cambios en el marco legal – Ley 3001/06.
  • Creación de una plataforma para la optimización del proceso de certificación.
  • Generación de alianzas estratégicas para hacer llegar el Sistema de Servicios Ambientales a comunidades indígenas y comunidades de escasos recursos.
  • Monitoreo y seguimiento asociado a una plataforma tecnológica como soporte.
  • Fortalecimiento institucional y sostenibilidad financiera del proyecto.
  • Comunicación y gestión del conocimiento del proyecto y del régimen de Servicios Ambientales.

Principales resultados

  • Ampliación del número de obras y actividades de alto impacto.
  • Realización de convenios con representantes del sector privado;
  • Oportunidad de convenio con las hidroeléctricas Itaipu y Yacyretapara;
  • Incremento del número y volumen de transacciones de compra-venta de certificados a partir de la plataforma que integra la oferta y demanda de certificados;
  • Contribución a los Ejes estratégicos y objetivos del PND2030 en la reducción de la pobreza y la igualdad de género;
  • Certificación de bosques en manos de familias campesinas en un trabajo coordinado entre SEAM, el INDERT y el INFONA;
  • Oportunidad de diversificación económica para las familias campesinas y comunidades indígenas con un incentivo claro y tangible por conservar su bosque;
  • Contribución a la meta de reducir un 20% las emisiones de GEI para el 2030;
  • Estímulos para mantener bosques naturales en superficies menores a 20 ha., y, por lo tanto, certificables;
  • Incrementar sustancialmente el número de ha certificadas al agilizar los procesos;
  • Eficiencia y eficacia en el monitoreo de las superficies ya certificadas conectada a un sistema de alerta temprana y un protocolo de intervención de las autoridades con competencias sobre el terreno.